¿De qué depende que los automóviles tengan el tapón de gasolina en el lado derecho o izquierdo?

Una incógnita de tantas que tienen los automóviles.

Antes de acostumbrarnos a identificar el lado en el que está situada la entrada del tanque de gasolina, es muy común que los automovilistas duden a que bomba llegar para hacer más sencillo colocar la manguera dispensadora.

Resultado de imagen para tapon de combustible

Esto tiene una solución muy simple, basta mirar al medidor del combustible y detectar una pequeña flecha, que no tiene otro fin más que indicar si la entrada del tanque está en el costado derecho o izquierdo del automóvil.

Pero, a qué se debe que no todos los vehículos tengan del mismo lado la puerta del depósito de combustible. Al no existir una regulación que exija de que lado va la tapa de combustible, los diseñadores e ingenieros de los fabricantes de automóviles acomodan este elemento en cuestión en el costado que más les convenga, ya sea en términos de diseño o de ensamble.

Lo que, si es un hecho, es que la posición de la puerta de combustible no es una decisión al azar, si los ingenieros tienen una buena razón para colocar las puertas de combustible a la derecha, ahí es donde irá.

Aunque este factor no afecta en la decisión de compra, los automovilistas prefieren que la tapa del tanque de combustible esté situada en el costado derecho, ya que facilita más colocar el vehículo lo más cerca de la bomba de combustible.

En el caso de los países donde el conductor está situado del lado derecho -Japón, India, Reino Unido, Australia, Hong Kong, Nueva Zelanda y países del sur de África- lo ideal para los conductores, es que el ducto que alimenta de combustible a los autos esté en el costado donde está el volante, es decir, el derecho.

Al ser esto una cuestión de conveniencia, la mayoría de los fabricantes de automóviles, producen algunos autos con puertas de combustible en la izquierda y otros con puertas en la derecha. Así que las compañías y reguladores se junten para crear un código o modelo universal para la ubicación de las puertas de combustible (ya sean de gasolina, electricidad u otro tipo de combustible) los conductores deben prestar atención a la ubicación de esta parte del automóvil.


Por qué las bujías necesitan ser reemplazadas periódicamente

Es sumamente importante cambiarlas para evitar que se desarrollen problemas más costosos.

Resultado de imagen para BUJIAS

Aunque su tamaño es pequeño, la bujía tiene una enorme responsabilidad en la entrega de potencia, rendimiento, confiabilidad y eficiencia en el motor del automóvil. Ante su gran importancia es sumamente trascendental reemplazarlas periódicamente.

Como parte de su trabajo, una bujía puede disparar 400 veces por minuto por cilindro o 1,600 veces por minuto en un motor de cuatro cilindros.

Un grave error, y que muchas veces se comete, es retrasar la reparación de las bujías en sus vehículos, incluso después de que hayan fallado. Hay que tener en cuenta que con una de las bujías esté dañada hace que las responsabilidades antes mencionadas no estén cubiertas al 100 por ciento. Además, de la falta de eficiencia y un rendimiento deficiente, puede ocasionar fallas en el encendido y una aceleración lenta.

Resultado de imagen para BUJIAS

Ya sea por defecto o por no cambiarlas a tiempo, la falla de una bujía puede ocasionar los siguientes síntomas en el motor del automóvil:

Sonidos de sacudida o golpes

Cuando las bujías comienzan a fallar, es posible que notar ruidos inusuales debido a la fuerza de los pistones y la combustión que no funciona correctamente. Los pistones viajan a altas velocidades; si la bujía se enciende en el momento equivocado, esto podría provocar un ruido constante, un pitido o golpes.

Arranque del vehículo 

Si el automóvil tiene problemas para arrancar o simplemente se siente brusco, es posible que las bujías no funcionen correctamente. Esto puede llevar a fallas y un rendimiento errático.

Rendimiento reducido

Las bujías de encendido se disparan cuando se acelera y cambia de marcha. Si la chispa que genera el enchufe no funciona al 100 por ciento, el rendimiento del vehículo será bajo y experimentará una conducción lenta y que desperdicia combustible.

Pobre economía de combustible

Muchas cosas pueden llevar a una economía de combustible pobre. En el caso de las bujías viejas, el combustible se desperdicia porque su vehículo no recibe la chispa adecuada que genera calor en el momento adecuado.

¿En qué consiste el manejo defensivo y cómo eleva la seguridad?

No tiene nada que ver con ser agresivos al volante.

Siempre que se esté al mando de un automóvil, es importante estar atentos de nuestro entorno, para así aminorar considerablemente el riesgo de un accidente. Para evitar que exista un percance por culpa de otro automovilista, hay mantener una conducción defensiva, esto quiere decir que se requiere estar anticipado de lo que pueda suceder en el camino.

Los elementos básicos de la conducción defensiva se pueden dividir en cinco categorías generales: preparación, visibilidad, comunicación, espacio y actitud.

Preparación

Estar alerta

Concentrarse en el acto de conducir para estar preparado para reaccionar ante el peligro emergente. Esto significa estar libre de todas las distracciones y mantener la vista en la carretera y las manos en el volante. Si se está preparado para frenar en el momento en que se percibe peligro, puede ayudar a evitar un choque. Observar el panorama general mientras se conduce, midiendo la velocidad y la posición de todo el tráfico cerca de usted.

Prever

Prestar especial atención a los cambios en las señales de tránsito, los cruces peatonales y otras áreas donde la confusión sobre el derecho de paso podría causar un choque. Hacer contacto visual siempre que sea posible con otros conductores, peatones y ciclistas para ayudar a medir sus intenciones. En pocas palabras, es esperar lo inesperado.

Ser receptivo

Cuando ocurra lo inesperado, hay que responder de la manera más segura posible. Por ejemplo, si otro vehículo gira en nuestro carril y lo interrumpe cuando tiene el derecho de paso, aún debe reducir la velocidad. La responsabilidad recae sobre nosotros para evitar un choque, incluso si otro conductor infringe la ley.

Visibilidad

Tener en cuenta los puntos ciegos

Revisar los espejos con frecuencia para asegurarse de que no haya nadie en su punto ciego antes de cambiar de carril. Busque a los motociclistas, quienes elegirán las posiciones de los carriles para una mejor visibilidad, pero aún son más difíciles de ver que los automóviles. También debe tener en cuenta conducir en los puntos ciegos de otras personas para ayudarlos a evitar chocar contra usted.

Prepárese para ceder

Si tiene alguna duda sobre si otro vehículo o peatón puede verlo, prepárese para ceder el paso. Una vez más, incluso si está seguro de que tiene el derecho de paso, abordar la situación a la defensiva puede potencialmente prevenir una lesión o fatalidad.

Ajustar por malas condiciones

Tenga en cuenta cualquier condición que pueda reducir la visibilidad y ajuste para mejorar las posibilidades de que lo vean. El mal tiempo y las condiciones de poca luz pueden requerir que disminuya la velocidad o use faros durante el día, por ejemplo. Observe su velocidad en carreteras con curvas donde puede ser más difícil que los peatones o los automóviles en las calles laterales lo vean.

Comunicación

Usar direccionales

Siempre comunique su intención de girar o cambiar de carril utilizando su señal de giro. Del mismo modo, debe respetar a otros vehículos cuando señalen. Permita que otros conductores cambien de carril con seguridad, se fusionen y giren.

Acelerar y frenar adecuadamente

Puede que no se de cuenta, la intención de acelerar y frenar es manera de comunicarnos con otros automovilistas. Por ejemplo, si otro conductor nota que acelera al acercarse en la carretera, asumirá que planea pasarlos. Reducir la velocidad cerca de una calle lateral junto con la señalización indica su intención de girar. Cuando acelera y frena previsiblemente, otros conductores pueden anticipar y reaccionar de manera segura.

Indicar peligros

Si hay peligros por delante, indíquelo a otros conductores lo mejor que pueda. Si puede evitar el peligro cambiando de carril, por ejemplo, hágalo para que otros conductores detrás de usted noten su comportamiento y hagan lo mismo. Use su bocina solo para indicar peligro inminente y ayudar a mantenerse a sí mismo y a otros a salvo.

Espacio

Respetar el espacio de los demás

Imagine un colchón de aire que rodea su automóvil, manteniendo una distancia segura entre su vehículo y los demás. Respetar este cojín cuando siga o pase otros vehículos, dando un lugar más amplio a los usuarios de la carretera más vulnerables como motociclistas, ciclistas y peatones.

Tener en cuenta las distancias de frenado

Se requiere una distancia mayor para detenerse cuando se viaja a velocidades más altas, así que tenga esto en cuenta al determinar una distancia de seguimiento segura. Los camiones y los vehículos más grandes son más pesados que los automóviles y demorarán aún más en detenerse. El mal tiempo aumentará las distancias de parada de todos en el camino.

Estar atento al plan de escape

Asegúrese de que siempre pueda ver un camino hacia la seguridad, especialmente cuando viaja a velocidades más altas. Evite encerrarse en la carretera, por ejemplo, donde el tráfico de defensa a defensa a altas velocidades no deja a nadie el tiempo suficiente para reaccionar ante el peligro.

Actitud

Rendimiento

Observe todas las señales de tránsito y las reglas de derecho de paso. Considere esto como una cuestión de respeto, si le ayuda a recordar las leyes. Cuando otro conductor tenga el derecho de paso, deles espacio para maniobrar su vehículo cómodamente.

Ser paciente

Nunca se apresure ni haga que otros conductores se sientan apresurados. Espere su turno, incluso si cuesta unos segundos más. Por ejemplo, si gira a la izquierda a través del tráfico y hay un automóvil que se aproxima, espere a que pasen.

Sea cortés

Si otro conductor está claramente perdido, luchando por fusionarse o pidiendo ayuda, sea amable. Un poco de cortesía es muy útil. Reconozca también la cortesía de los demás y agradezca cada vez que conduzca.

Qué debe comer y beber un automovilista en un viaje largo por carretera

Es importante una alimentación sana para disminuir el riesgo de un accidente.

Al conducir en largos recorridos, siempre se piensa en realizar una inspección general del automóvil, en revisar los niveles del aceite, en ver si existe la gasolina suficiente o en poner la presión de aire ideal en los neumáticos; pero pocas veces se pone atención en el conductor y su alimentación.

Y es que comer de forma adecuada evita que exista somnolencia, cansancio, nerviosismo o malestares estomacales, mismos que pueden afectar la atención al volante, y por consiguiente elevar el riesgo de un percance.

Al conducir, el cuerpo consume casi la misma cantidad de calorías que cuando se está en reposo, esto es entre 1,000 y 1,300 kilocalorías. Por ello, durante una conducción que tomé varias horas, no es bueno consumir alimentos que aporten energía desmesurada. Lo ideal es que el conductor consuma entre 2,000 y 2,500 kcal durante la jornada al volante.

De igual manera, no se recomienda la abstención de comida y bebidas durante el día, ya que pueden provocar que el azúcar del cuerpo descienda, lo que incita a mareos y dolores de cabeza.

También está comprobado científicamente, que las comidas abundantes conllevan letargo, pesadez de estómago, acidez y flatulencias, cada uno de estos síntomas alteran la capacidad de concentración. Tras un almuerzo, por ejemplo, está demostrado que el rendimiento disminuye en un 10 por ciento. 

Es sumamente importante que, durante las jornadas largas al volante, se evite la comida chatarra y condimentada. De igual manera, hay que decir no al arroz, a las legumbres y a la pasta. Al tratarse de una actividad para la que no se necesita un aporte calórico extraordinario, lo mejor no exceder los hidratos de carbono, ya que provocan pesadez de estómago. Además, se absorben rápidamente con lo que la sensación de hambre volverá enseguida.

Otros alimentos que se deben evitar son los cítricos, la cebolla y el tomate, si bien son alimentos saludables, en exceso pueden provocar acidez, con lo que es mejor no abusar de ellos durante un día de conducción.

Según un estudio de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) y el European Hydration Institute, los conductores con un nivel de hidratación insuficiente cometen errores similares a los que tienen un nivel de alcohol en sangre de 0.8 g/l, como si hubiesen bebido más de cuatro copas de vino. Dentro de las acciones más comunes están las salidas involuntarias de carril, frenar demasiado tarde o rebasar la línea del acotamiento.

De existir deshidratación puede haber mareos, vómitos y en los casos más extremos hasta pérdida de conciencia. Por eso es clave beber, sobre todo con altas temperaturas, líquidos. Indudablemente, la mejor opción es el agua, aunque se puede combinar con algún zumo o refresco. En cuanto a la cafeína, un par de tazas de café o té durante el día pueden ayudar a estar despejado, pero más de esa cantidad puede provocar nerviosismo. Las bebidas energéticas, al volante, son totalmente desaconsejables.

Tomando en cuenta lo anterior, es fundamental no comer al momento de estar conduciendo por seguridad. Un estudio de la Universidad de Leeds (Reino Unido) concluye que el tiempo de reacción cuando se está comiendo se reduce hasta en un 44 por ciento.

Menú para conductores:

Mañana

  • Pan tostado con jamón york o queso
  • Pieza de fruta
  • Café o té

Almuerzo

  • Un sándwich
  • Fruta
  • Agua

Comida

  • Carne o pescado a la plancha
  • Fruta
  • Agua

Cena

  • Fruta
  • Yogurt
  • Agua