Lo que nunca debes hacer en una gasolinera

Ten en cuenta las siguientes recomendaciones para recargar combustible con total seguridad.


Muchos conductores desconocen que hay algunos comportamientos que, aparte de indebidos, resultan muy peligrosos a la hora de visitar una gasolinera para recargar combustible; por ello, importantes recomendaciones para que los conductores puedan tanquear con mayor seguridad.

Apaga el motor y las luces del auto

Una imprudencia frecuente tiene que ver con dejar el motor o las luces encendidas, pues se debe considerar que una solo chispa eléctrica basta para causar un grave accidente, debido a que los vapores que emana la gasolina son muy inflamables. Así que no importa cuán estresado o retrasado esté un conductor para una cita, siempre se deben apagar las luces y el contacto del encendido al momento de echar gasolina; mucho mejor, si además apaga el radio.

Terminantemente prohibido fumar

Aunque no fumar en estaciones de gasolina parece más que obvio, todavía algunas personas suelen cometer esta imprudencia, bien sea por distracción, desconocimiento o, simplemente, porque no les importa. Ten en cuenta que incluso los cigarrillos electrónicos son muy peligrosos, pues son una fuente de calor e incluso las baterías defectuosas de tales dispositivos han provocado incendios y explosiones.

El cuidado máximo también se extiende a cualquier otro producto que pueda generar chispas o sea fuente calor.

Conduce despacio y con cuidado

Las estaciones de gasolina, sobre todo en las grandes ciudades, suelen ser foco no solo de usuarios afanados y estresados, sino, lamentablemente, también de algunos conductores imprudentes que suelen utilizar sus accesos para acortar camino o huir del tráfico.

Lo que no consideran estas personas es que por una gasolinera transitan continuamente muchas personas y que, además, chocar con algún surtidor o con los productos que se expenden puede causar una verdadera tragedia; en ese sentido, debes transitar a menos de 10 km/h en el interior de estas zonas para reducir el riesgo de provocar un accidente. En cualquier caso, es importante abstenerse de usar una bomba de gasolina como atajo para llegar al lugar de destino.

Evita hablar por celular

Son muchas las estaciones de servicio que prohíben expresamente el uso del celular al momento de repostar combsutible. Una norma que se encuentra respaldada en varios estudios afirma que las descargas de energía que producen los celulares (cuando entra una llamada y el usuario la contesta) pueden provocar un incendio al momento de cruzarse con los vapores inflamables.

Si bien hasta la fecha no se registran incidentes documentados o probados que demuestren una conexión entre el uso del celular y la causa de incendios, la prohibición del uso de celulares tiene como fin prevenir accidentes asociados a la distracción que estos dispositivos generan en los conductores (algún atropellamiento o golpe).

¿Manejar o no con tacones? He ahí la cuestión


Esto podría ser un factor de riesgo para la conducción, aunque no en todos los casos.

Sabemos que, para ir a un evento, cena, o incluso para la oficina los zapatos altos son un plus en el outfit de cualquier mujer, pero, aunque aún no existe ninguna ley que regule el uso de tacones al conducir, esto debe evitarse a toda costa.
Esto por supuesto no te hacen una experta al volante, pues las probabilidades de causar un accidente son altas debido al uso inadecuado de calzado para conducir, y si te preguntabas si los hombres se salvan de este tipo de responsabilidad, déjame decirte que no porque, aunque ellos no usan tacones, he visto a una infinidad de caballeros que conducen con sandalias.

Muchos expertos y profesionales afirman que el uso inadecuado de calzado no te permite manejar cómodo, e incluso el mover tus pies con rapidez en caso de urgencia podría ocasionar torpeza, sin embargo, en la actualidad hay muchas conductoras que todos los días se sientan tras el volante para trasladarse, sin que esto ocasione ningún tipo de peligro.

Una encuesta realizada en 2012 por Confused.com en Reino Unido indica que el 40% de las mujeres en ese país admite utilizar tacones altos al manejar, mientras que el mismo porcentaje sabe que los zapatos de tacón alto son el calzado incorrecto para conducir un vehículo.

Entonces, ¿se puede o no conducir con zapatos altos? Aquí te dejamos los contras de hacerlo, aunque, si deseas no tomarlo en cuenta y seguir yendo a tus destinos de la forma más “fancy”, también te dejamos un par de consejos para que el riesgo sea mucho menor, pero luego no digas que no te lo advertimos.

Contras…

  • Al usar zapatillas tus pies tendrán una posición más rígida, por lo que como lo explicado anteriormente, la velocidad de reacción será menor ocasionando movimientos más lentos y menos ágiles, que si lo hicieras con el calzado adecuado.
  • La posición incómoda de los pies al presionar el pedal podría ocasionar algún tipo de tirón o calambre, lo cuál resultaría sumamente peligroso para ti y para los conductores que van alrededor tuyo.
  • La suela de los tacones suele ser delgada y con superficies sumamente resbaladizas, perdiendo adherencia a los pedales.
  • El tacón de aguja es muy propenso a atorarse en los tapetes o alfombra del vehículo, y la situación puede ser peor si el desgaste ya es notorio, pues nuestro pie puede quedarse enganchado.

Si aún no te convenzo déjame decirte que este uso también ocasionará desgaste en la parte baja del tacón al ser el punto de apoyo, pudiendo romperlo y el movimiento constante del pie hará que la suela de tus zapatos se erosione con mayor rapidez.

Recomendaciones si aún así decides hacerlo…

  • Optar por zapatillas que no sean muy altas, en ese caso las plataformas podrían ser una mejor solución.
  • Evitar los tacones delgados o de aguja, pues mientras más fino sea, más inestabilidad tendrás al presionar los pedales, en ese caso se recomienda el uso de tacón grueso.
  • Las zapatillas que son demasiado puntiagudas tampoco ayudan pues dificultarán las maniobras de conducción.
  • Es importante revisar que la suela de los tacones sea la adecuada, así tendremos el mejor agarre posible.

Algo que tampoco es recomendable es quitarse los zapatos y conducir descalza, por lo que es mucho mejor tener en la parte trasera o la cajuela un cambio de zapatos que otorguen mayor comodidad, de preferencia que sea zapato cerrado y que la suela tenga buena adherencia.

Por último, debes tener en cuenta siempre lo siguiente: debes pensar en tu seguridad y en la de los demás conductores, pues no vale la pena arriesgarse, ni arriesgar a los demás.

¿Cuándo es el momento de cambiar el aceite de una caja automática?

A pesar de que algunos recomiendan no hacerlo, hay que seguir las indicaciones de expertos y fabricantes


Si su vehículo cuenta con una transmisión automática, es importante tener hacer seguimiento al nivel y calidad del aceite que permite su correcto funcionamiento.

Este aceite se va deteriorando al alcanzar altas temperaturas, sobre todo si el auto circula frecuentemente por vías de alto tráfico, en las que  hay que detenerse constantemente, o cuando se transportan cargas pesadas y al llevar remolques.

En condiciones normales de manejo la temperatura del fluido alcanza los 80°C, rango promedio para el que la mayoría de los líquidos fueron diseñados para operar. Si se mantiene a esa temperatura el fluido puede durar hasta 160,000 km.

Sin embargo, si el auto se somete a trabajos forzados como los mencionados anteriormente y se provocan elevadas temperaturas de operación, el líquido ATF se oxida, cambia de color (se vuelve café) y genera un olor desagradable.

Adicionalmente, el calor destruye las cualidades de lubricar y características del líquido, al mismo tiempo se empieza a formar esmalte en partes internas lo que interfiere con la operación de la transmisión.


Es importante tener en cuenta las indicaciones que se incluyen el manual de fabricante.

Si la temperatura del fluido sobrepasa los 120°C, los sellos de goma se endurecen ocasionando fugas, pérdida de presión y la transmisión comienza a patinarse, lo que agrava aún más el calentamiento, obligando a realizar costosas reparaciones.

Según datos de la Asociación de Reconstructores de Transmisiones Automáticas en Estados Unidos, el 90% de todas las fallas en cajas de cambio son causadas por el sobrecalentamiento y la mayoría de éstas fueron provocadas por líquido viejo o usado que debió haber sido reemplazado.

El momento indicado para cambiar el aceite de la caja automática es determinado por el fabricante, así como por el tipo de caja, según los kilometrajes indicados a continuación:

Cada 60,000 kilómetros para las cajas DCT y CVT

Cada 80,000 km para el resto de transmisiones automáticas.